Hasta dónde es capaz de llegar la lengua...