Nunca la he oído. Tiene un matiz infantil por esa fonestesia que puede llevar a asociar el sonido /i/ a una pandilla de niños en edad escolar antes que una de adultos; «la pandilla guay».