Qué horror de verbo. Con lo bonito que es «escribir»...