Esta no debe faltar en el diccionario de cualquier persona que dedique a una filología. Mrs. Malaprop no merece un homenaje peor después de las que liaba en The rivals.