Esta palabra, pienso yo, no está aún incluida por la resistencia a los extranjerismos, que también me parece normal. Ya adaptamos hace años varias voces foráneas a las pautas fonológicas y grafémicas del español y no pasó nada. Esta voz tampoco sobra en el diccionario, sobre todo por lo simbólico de pasar de un milenio a otro.