Lo que pasa es que pizza le tiene la partida ganada a todas las lenguas del mundo juntas. Yo «pitsa» la colocaría como alternativa, pero, con fecha de hoy, incitar a que se usase más que el italianismo sería como pedirle peras al olmo.