Menuda publicidad se le haría a una marca si se aceptaran palabras como estas, pero si están consolidadas en nuestra lengua no hay por qué cerrarles la puerta del Diccionario. Además, los sugus los fabrica Wrigley: ha dado ese nombre a sus caramelos en forma de marca y ahora todos la conocemos.