Este sintagma es demasiado frecuente como para no encontrarse en el DRAE. Está en las casas, bares y, si te descuidas, hasta en heladerías.